El Papa y China, en un debate de alto vuelo